Malditas tus ganas – @soloparatuitear

Zarathustra Callao @soloparatuitear, krakens y sirenas, Perspectivas

Despacio la vida, aunque corriera el tiempo. Moverte por inercia, creando costumbre. De repente una ilusión, será espejismo, te suena esa voz. Una mañana despiertas, te ves sonriendo. No más importante que lo que debes hacer. Otra vez su voz.

Así mezclados, trazos de sentimientos que parecen nuevos y tu experiencia, vieja y rencorosa, empatando a gris. ¿Algo distinto? Será broma. Otra sonrisa más y lo dejo.

A la niña que fuma, un beso tras otro en esa piel delicada se te antoja escaso.

Todos estos pensamientos cruzaban mi mente mientras miraba su foto. El mundo en el que solía sentirme cómodo comenzó a tambalearse por culpa de un exceso de desconfianza en el inmenso poder de las ganas. Ella era un error de medida, uno demasiado grande. No sé en qué momento me ocurrió, pero me desplazó hasta sentir síndrome de dependencia. Tenía tal mono de ella que algo debería hacer con todo el lastre que arrastraba desde que decidí plantar los pies en la tierra cansado de volar.

Esa foto estaba viva. Su mirada era hacia mi interior. Su boca pidiendo respuestas en silencio. Su cuerpo… jodidamente precioso.

Pasó el tiempo en que podía girar la cabeza para evitarla, el tiempo de huir. Pero las personas que vuelan no suelen sentarse en bancos a esperar que llegue la tarde y con ella la noche y el sueño. Buscan trocitos de cielo, quizá de infierno. Pero buscan y encuentran. Y con ellas van las ganas. Y las ganas, encuentran ganas. No las mías, que amordacé violentamente. Las de quien no deja nunca de volar.

Y así estoy ahora, maldiciéndome, celoso, maldiciéndote. Desplazado, sin alas, sin nada. Malditas tus ganas.

Puedes seguir a @soloparatuitear en Twitter