Todo lo que no sé – @_soloB + @entimola

soloB @_soloB, krakens y sirenas, Perspectivas

A capella

El silencio que se produce en un teatro cuando todos esperan que suene una sola voz es indescriptible. El tiempo transcurre muy despacio y con la buena acústica del recinto cualquier ruido acrecienta la sensación de espera, como el de esa tos en la tercera fila, el carraspeo en la séptima o ese silbido impaciente desde el fondo. Toda la atención está centrada en ti, en cómo recoges tu pelo para estar más cómoda, en cómo dejas la guitarra en el suelo mostrando tu escote de pechos pequeños y cómo bebes un sorbo de agua de una botella de plástico antes de bajar el micro a la altura adecuada para cantar sentada en una butaca que alguien te ha acercado.

En la primera fila te observo conteniendo la respiración, inclinado hacia adelante con salvaje atención, como un felino que observa a su víctima y se dispone a atacar. Suena tu voz a capella y rebota  con suavidad en todos los rincones, una ovación y un aplauso es la respuesta satisfecha del público, que se ha entregado por completo a la música que te sale del corazón.

 

Tema inédito

Sale de nuevo al escenario. Sorprende con sus movimientos, elegante y preciosa. Es una diosa. Su voz es música. Me ha enamorado. Creo que voy a hacerle la vida imposible para que no me olvide. Quiero ser recuerdo siempre. Tengo que joderla. Y jodérmela, claro.

Ella no sabe que estoy aquí, latiendo. Nuestras miradas no se han cruzado por casualidad, como yo esperaba, aunque no haya dejado de apuntar a sus ojos. Tiene una mirada que traspasa la barrera del sonido, es una de esas miradas que apuntan, disparan y fulminan.
Conozco al realizador, sé que al terminar el concierto podré acercarme a tocarla y mis dedos se crispan con una ansiedad homicida. He escrito en un papel la letra de una canción que necesita poseer su voz, entrando en su boca hasta la arcada.

 

Bis

Llueve y no tengo paraguas. Pero no me importa. Te has metido en el back stage a robarme un beso y entregarme un poema. No sé cómo lo has logrado, con toda la seguridad que llevo siempre conmigo. Pero te has colado hasta el fondo. No hay marcha atrás. Disparo directo al corazón. ¡BOOM! Qué puntería, hijo de puta. Esos ojos me han penetrado, lo de después ha sido inevitable. He perdido la cuenta de mis orgasmos. Nadie me había vuelto tan loca como tú. ¿Qué le pasa a mi corazón? Descontrol.

¿Amor a primera vista? Pasión al primer contacto, tal vez. Eso es todo lo que no sé. Lo que sí sé es que tu poema me desencajó. Podría no haberlo leído, pero mi insaciable curiosidad me obligó a hacerlo. No pude evitar tararear cada rima, porque en mi puta cabeza tus letras se hicieron canción. Tus ojos verdes fueron el desencadenante de toda esta locura.

 

Unplugged

Naúsea profunda. Necesito una de calibre 38 para apuntar a su sien. O la mía. Ya no lo sé. Dicen que sólo se vive una vez, pero creo que he vivido todas las veces a su lado. Un día desperté y ya no había rastro de amor. Fue como el preámbulo de una muerte súbita. Cállate, joder. No gimas bajo la mordaza. Mi conciencia está tranquila, tu lengua marchita. Sobrevivo. Mueres. Es fácil. Si tu objetivo era ser siempre recuerdo, perdiste. Desaparecerás en cuanto limpie tu sangre. Llegaste para matarme o morir. Pues ya has recibido tu merecido. La vida sigue sin ti. Gracias por la canción que me escribiste y que jamás volveré a cantar.

 

Visita los perfiles de @_soloB + @entimola