Llegados a este punto – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Parpadea el ámbar del semáforo bajo el intenso aguacero. A él no le importa, tampoco tiene a dónde ir. Es fácil ocultarse bajo el sombrero empapado, como todo su ser. Un insignificante ser en un insignificante planeta en una insignificante galaxia en un insignificante rincón del universo. La gota de agua que se pierde en la inmensidad del océano. ¿Saben las hormigas si quiera a quién pertenece la bota que las aplasta sin ningún tipo de remordimiento? ¿somos una especie inteligente o poco más que un puto mono? ¿van a algún sitio especial las lágrimas que derramamos al follar? y cómo escribió K. Dick, ¿sueñan los androides con ovejas eléctricas?

La descoyuntada sinfonía de taxis, autobuses y vehículos particulares prosigue su camino, latiendo al ritmo de la ciudad, ajena al hombre que deambula por sus desiertas aceras. El agua purifica, pero en las ciudades llueve sucio. Corazones contaminados y egoistas, afanándose en recolectar otra miguita más de pan duro. Luces en lo alto de los edificios. La postmodernidad escupiéndole en la cara a la bohemia. La bomba de Hirosima explotando en lo más hondo de tu ser. Y sólo hay whisky. Y el hombre sigue caminando.

Se oyen pájaros invisibles en el laberinto de asfalto, a través de la lluvia. La naturaleza siempre se abre camino y basta que dejemos durante un segundo de respirar para que todo nuestro imperio se desplome, dejando la más fatua de las ruinas como recuerdo de nuestro engreído intelecto. Cada paso resuena en el cemento mojado provocando infinitos círculos concéntricos, como un eco mudo.

Que caiga el DEFCON 1. Dispara tus misiles y yo dispararé los míos. Dejemos a nuestros hijos un mundo mejor. Un mundo sin humanos. Un mundo vacío.

Llegados a este punto, es la única explicación que encuentro.

Llegados a este punto, no estamos a salvo del barro.

Llegados a este punto, ya hemos perdido.

Llegados a este punto.

 

Visita el perfil de @Macon_inMotion