Las promesas que rompí – @soy_tumusa

soy_tumusa @soy_tumusa, krakens y sirenas, Perspectivas

Por cada promesa que se rompe se abre una herida nueva en el corazón que se llama decepción.

 

Esa fue la conclusión a la que llegué mientras iban pasando los años, me imaginaba un corazón lleno de cortes cicatrizando mientras otra herida nueva comenzaba a sangrar, otra decepción que sumada a las anteriores y lo único que hacían era consumir la poca admiración, o devoción que quedaba; otro golpe al amor del que cada vez costaba más levantarse para seguir luchando.

Comprendí que las personas jamás cambian, para bien o para mal se adaptan pero ni las puedes cambiar ni debes, en eso se basa su verdadera esencia. Cuando dicen “Te quiero con tus defectos porque es lo bonito de ti” no especifican que la otra persona también debe quererte de la misma manera, pero, ¿y lo bonito que hubiera sido si nos hubiéramos adaptado los dos, si nos hubieran gustado nuestros defectos?, por lo menos hubiera sido más fácil, menos heridas, menos promesas y más pasión.

Se rompieron las promesas junto con nosotros de no cumplirse, y no me hubiera importado de ninguna de las maneras si me hubiera dicho “te necesito”, si me hubiera cuidado, si me hubiera mirado como solía hacerlo, si hubiera dejado por un día de pensar en él y hubiera pensado un poquito más en mí, si no me sintiera tan sola porque hace demasiado tiempo que prometió no abandonarme pero desgraciadamente y sin darse cuenta ya me soltó de la mano y no me quedó otra que sobrevivir y seguir caminando y dejar de mirar atrás por si en algún momento cambiara de opinión y decidiera acompañarme. Se rompió tanto aquello que nos unía que no había promesa, o palabra o aliento que volviera a juntar todos los pedazos, ya nada estaba en su sitio por lo que no tenía sentido que esos trocitos se volvieran a unir.

Comprendí que las decepciones eran grandes porque esperaba grandes cosas de él, y dejé de esperar porque al fin y al cabo nadie puede dar lo que no siente, padece o promete si no tiene la más mínima intención de hacerlo.

 

Lo que no se tiene, no se da.

Y lo que no es justo es dar todo lo que tienes a cambio de nada, y no es interés, son gestos, en definitiva, es amor.

 

Hubo un día en el que yo le prometí amarle en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida y esa será la única promesa que no cumpliré.

 

Visita el perfil de @soy_tumusa