Las mujeres nos enamoramos de los más canallas – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Zapatillas raídas, pantalón ceñido, pelo rapado y decenas de tatuajes desordenados que marcaron su vida y que son tan visibles como los que tiene dibujados en su piel.

Tiene una mirada de hielo y fuego que utiliza a su antojo. Puede hacerte sentir pequeña, diminuta en sus pupilas, y al segundo, títere lascivo dispuesta a dar rienda suelta a pasiones que ni tú sabías que poseías, a que llegues a entregarte como jamás lo harías con ningún otro.

Él es todo menos sencillo. Infancia dura, de la que habla poco, y personalidad compleja. Motos, drogas y peleas. Vivir al límite, marcar la dirección a seguir y el que quiera que lo siga, y si no le sigues te deja atrás sin el menor atisbo de remordimiento, bastante has tenido con la fortuna de compartir un instante de su existencia.

Recorro un pasillo conocido por frecuente, viendo pasar la sucesión intermitente de tubos fluorescentes. El olor a desinfectante, a estancia aséptica, hace que me entren ganas de vomitar. El ojo me duele horrores y la cabeza me va a estallar.

Tampoco le denunciaré esta vez. Intento convencerme que tras el barniz de tipo duro hay un niño asustado que algún día haré aflorar a la superficie. Esta vez sólo se le ha ido la mano. Nuestras discusiones son frecuentes, a veces algo violentas. Adoro el desprecio con el que trata a los vecinos cuando llaman a la puerta para preguntar si todo va bien tras escuchar los gritos o una sonora bofetada. A menudo desaparece, a veces durante días, pero siempre vuelve y terminamos haciendo el amor salvajemente, sé que es su forma de pedirme perdón.

Él es lo que muchas no buscamos y de repente aparece y te obnubila la razón. La niña buena, de familia de excelente posición y el canalla. Luchando contra familiares y amigos para llegar a imponerles tu historia de amor. Una historia más de princesas diferentes y príncipes por descubrir que en las películas siempre acaban bien.

Buscamos al malo. Malo con todos los demás, claro, pero con nosotras muy dulce. Fiero león que sólo a nosotras nos ronronea. Malo como impostura, como representación de un papel de una obra de teatro, lo que viene a denominarse un malo de pastel.

Pero él no, el es malo a tiempo completo, por lo menos hasta que logre cambiarlo, que sé que lo lograré.

Puedes seguir a @Mous_Tache en Twitter