La teoría del caos – @kike_vasallo

Enrique Vasallo @kike_vasallo, krakens y sirenas, Perspectivas

Era tarde. Se levantó de un salto de la silla donde estaba sentado estudiando. El café que había encima de la mesa salió volando mientras veía a cámara lenta como se derramaba encima de los apuntes de Sistemas No Lineales y Teoría del Caos. Bueno… ya se preocuparía mañana de salvar lo que se pudiera.

Voló hacia el baño, puso Tom Wait a todo volumen justo antes de meterse en la ducha y que el caos de gotas le inundasen el cuerpo. Tarareó Heartattack and vine deseando tener la voz aún más ronca y grave. Dos canciones después salía de la ducha y aún medio mojado se puso la ropa, ya hacía calor.

Apresurado, metió un par de cosas que tenía en la mesilla, de la noche anterior, en la mochila además de lo que iba a necesitar al día siguiente. Cogió las llaves del coche y cerró la puerta pensando en que si se dejaba algo ya improvisaría, como siempre; estaba cómodo en el caos.

Arrancó el coche, metió primera, esquivó con habilidad unas cuantas columnas y salió acelerando por la rampa del garaje. Se sumergió de cabeza en el caos del tráfico de toda la gente que iba a casa a descansar, siempre le gustó ir a contracorriente, y bajó la ventanilla para sentir el aire. Subió el volumen de la radio y se puso las gafas de sol, estaba atardeciendo pero le gustaba el color gris que le daban a la ciudad y al cielo.

A los diez minutos aparcó donde siempre. Se bajó del coche y se sentó en el capó mientras se encendía un cigarrillo.
Alzó la vista y ahí estaba ella, aquel pequeño caos que sonreía.

—Hola Hank.
—Buenas tardes. —dije con una media sonrisa.
Me besó la comisura torcida.
—Si vamos a casa no puedes entrar en mi habitación que está hecha un desastre.
—No me importa, además luego la vamos a dejar peor nosotros porque tú hueles a caos y contra eso no puedo luchar.

 

Visita el perfil de @kike_vasallo