La niña de los ojos rojos – @_soloB + @GraceKlimt

soloB @GraceKlimt, @_soloB, krakens y sirenas, Perspectivas

«No estarás sola,
vendrán a buscarte batallones de soldados»

-Ismael Serrano-

Escucha, niña que fui.

Las cosas se nos han complicado un poco, será la vida, que a veces es una pequeña hija de puta, y se dedica a hacer añicos nuestros sueños para luego con los trocitos de cristales enmoquetar el suelo y hacernos bailar encima. Y ya sabes que siempre hemos ido por el mundo con los pies descalzos, cómo podría si no sentir la hierba fresca y recordar que estamos vivas. Así que se nos han destrozado las plantas, arañadas de clavarnos una y otra y mil veces más las aristas afiladas de los casi que rozamos con los dedos. ¿Pero sabes?, sigo caminando, pisando fuerte. Seguimos juntas pasito a paso.

Escucha, niña del espejo.

Cada vez que te miras no ves lo que realmente hay dentro de ti. Abre bien los ojos, sonríe, escucha esa risa interior que te hace crecer cada vez que estás triste. No temas, eres más valiente de lo que jamás hubieras imaginado. Mira esas lineas de expresión que cubren tus ojeras. Has sufrido, has llorado, has saltado de precipicios que no tenías ni idea a donde te iban a llevar. Recoge esa carcajada que suena a risa rota en medio de un teatro. Sigue vibrando. No pares. Salta. Vuela. Imagina. Sueña. Pon los cojones por encima de la ansiedad que te intenta comer a veces. No bajes los brazos. No te calles. No pases por el aro de aquellos que quieran manipularte. Mira el brillo de tus ojos. No te apagues. Quiérete por encima de todas las cosas. Ama. No dejes de latir, corazón.

Escucha, niña loca.

No te avergüences de sentir. Rómpete sin miedo en cada beso. Abraza, abraza mucho, nunca dejes de abrazar. Desnúdate entera, quítate la ropa, los miedos, los escudos. Enseña el culo, el alma, el corazón. Mastúrbate si quieres, folla sucio. Busca un amor para siempre, un amante intermitente, un hombre, una mujer, o dos. Pide todo lo que quieras. Date placer. No sientas vergüenza por disfrutar. Di te quiero cada día, cada instante, grita te amo, susurra “cómeme el coño”. Cuida tu cuerpo, es tu templo, no te niegues nada. Y si la angustia acecha por las noches con sus garras afiladas mientras trepa tu colchón intentando colarse bajo tus sábanas, quiérete más.

Escucha, niña imperfecta.

No intentes tener todo bajo control. Eres madre, hija, amiga, hermana, luchadora. No te sientas culpable por no poder jugar todas las horas que quisieras con tu niña en los columpios. Disfrútala. Hazle cosquillas, cuéntale el cuento para dormir, deja que se duerma en tu abrazo y no te castigues. Cuando tenga 18 no querrá que entres a su habitación. Recuerda la guerra que diste a tus padres. ¿Y qué? ¿No les has perdonado tú también todo? Como si educar fuera fácil, hostia. Lo haces lo mejor que puedes, y eso es mucho, que nadie nace con la lección aprendida, joder. Dile los te quieros que te faltaron. Dale los abrazos a mamá, que no sabes lo que te queda por disfrutar de ella. No cometas el error de querer ser perfecta. Falla, date de cabezazos contra la pared, equivócate cuando tomes la dirección de tu vida. No pasa nada. Sigues en pie. Tienes las rodillas magulladas, la piel hecha jirones, y los labios agrietados de pasar sed. Sigue. No pares. Sigue amando a los tuyos. Sigue dándoles fuerza aunque creas que no lo aprecian. Mira por ti. Por ellos. Por tu salud. No frenes. Llora en su presencia aunque no quieras parecer débil. No lo eres. Disfruta las lágrimas. Suspira. Respira. Calma.

Escucha, niña guerrillera.

Llora. Grita. Aúlla. Ladra. Muerde. Patalea. Cierra los puños y golpea fuerte. Clávate las uñas en el corazón. Apuñala con palabras si lo necesitas. Mátate de vez en cuando. Abrásate las mejillas con las lágrimas. Vacíate entera. Sube al rascacielos más alto de la ciudad y desgárrate la garganta. Sigue llorando. Hasta que tus ojos ardan. Hasta que sean del color del fuego. Purifícate. Y entonces limpia los restos del desastre de un plumazo, sacúdete el polvo, relame la sangre, y continúa. No te dejes morir.

Escucha, niña de los ojos rojos.

No estarás sola. Eres todas, y muchas más. Eres preciosa. Te quiero. Me quieres. Me quiero. Mi niña. Y ahora, deja de llorar.

 

Visita los perfiles de @_soloB y de @GraceKlimt