La estrategia de las canciones compartidas – @MambaaNegraa

@MambaaNegraa @MambaaNegraa, krakens y sirenas, Perspectivas

Aún recuerdo la primera vez que te vi. Me encontré contigo sin saber que eras tú, hablamos de coches, del tiempo en Madrid y de los viajes que hacíamos a menudo pensando que llegarían a ser importantes a largo plazo, y, que sin darnos cuenta, eran crónicas de un fracaso anunciado que ninguno supimos ver.

Probablemente todos los que nos rodeaban sabían que todo lo que caminábamos era para ir a ninguna parte, pero tú y yo somos así, de querer romper el muro de nuestras dudas por nosotros mismos, y no por lo que nos cuenten los demás, aunque sepamos cuánta verdad cabe en un consejo de quien nos quiere.

Nos encontramos sin ser nuestro momento, ni nuestro lugar, quizás por eso es que nos adentramos en un laberinto que nos asfixiaba, y que a cada paso nos hacía sentirnos más y más perdidos.

Vivimos las mismas cosas, llevamos las mismas heridas, cicatrices que nos hacían querer cambiar nuestra vida, cerrarnos a cualquier cosa que no fuésemos nosotros mismos, a sentir un miedo a cualquier tipo de lanza que pudiese romper nuestro escudo.

En una de esas noches, en las que ni los gin tonics lograban hacerme olvidar aquello que tanto se había enquistado, nos volvimos a encontrar en un terreno mucho más llano, con obstáculos ya saltados y con fuerzas para tomar el último impulso que nos hiciese salir de aquella espiral.

Y allí estabas tú, la conversación que necesitaba, la palabra de aliento, la sincronía de dos personas que han pasado exactamente por lo mismo y que se conectan siendo una sola a través de la empatía. Es curioso como todo lo perdido, puede hacerte ganar, como todo ese miedo tras un fracaso tan bestia, puede llegar a convertirse en unas ganas inmensas de intentarlo, de buscar esa felicidad que a veces hemos olvidado que merecemos.

Creo firmemente que las casualidades existen, pero también la causalidad, cada una de las cosas que se suceden en tu vida, y las peores etapas, pueden llevarte al lugar con las vistas más maravillosas del mundo, pueden acercarte a personas que son un auténtico regalo y recompensa a todo lo vivido, de esas que te hacen entender porque otros no debieron quedarse.

Igual, las cosas son tan simples como seguir una estrategia, la de las canciones compartidas, haciendo que cada palabra tenga sentido, y gane en fuerza. Porque nada te une más que entender la letra de la banda sonora de la vida de alguien. Y tú sin darte cuenta te has convertido en mi música.

 

Visita el perfil de @MambaaNegraa