La causa de mis desvelos – @_vybra

Vybra @_vybra, krakens y sirenas, Perspectivas

En esta tarde gris de verano podría sentarme en silencio, dejarme acariciar por los matices de la lista de reproducción, siempre en orden aleatorio para no dejar de sorprenderme, y tratar de buscar palabras que expliquen lo que siento por ti, pero veo utópico expresar algo tan grande, tan complejo, tan pleno… en tan solo unas líneas y con la única ayuda de un solo idioma.

Quizá si supiera varios idiomas podría decirte Dor, en rumano, que explicaría cuánto te echo de menos cada segundo que me faltas, aunque sepa que jamás dejas de estar conmigo.
Tal vez podría haberte dicho Koi no yokan, en japonés, para que supieras que cuando te conocí pensé que estábamos destinados a enamorarmos.
Me atrevería a gritarte, en un susurro y en chino, Zhi zi zhi shou, yu zi xie lao, para que supieras que me muero por darte la mano y envejecer junto a ti.
Dejaría escapar Cafuné, en portugués, en un suspiro que te hiciera saber cuánto anhelo tumbarme a tu lado y pasar mis dedos por tu cabello.
Te hablaría de Merak, en serbio, para contarte cuánto deseo pasear de tu mano, observar la luna y el cielo nocturno contigo, dejarnos acariciar por la lluvia y bailar bajo ella y sentirme, con todo ello, como si fuéramos uno.
Me despertaría cada mañana pensando Firgun, en hebreo, para dedicarme por entero a la alegría que me supone el saber que tú eres feliz.
Te besaría con un Viraha, en hindú, entre los labios, cada vez que nos separásemos para ir a trabajar o tuviésemos que separarnos por algo, para que no olvidaras nunca que te amaré, y estaré deseando volver a estar contigo, allá donde esté. Y regresaría con un Retrouvailles, en francés, también entre los labios, para que supieras cuánto te he echado de menos.
Te acogería en mi Cwtch, en galés, ese lugar donde siempre podrás sentirte seguro, mi abrazo.
Te recordaría Naz, en urdu, cada día, pues no quiero que olvides jamás que si te amo es también porque te admiro y cada día me siento orgullosa de ti, de tu esencia y valores.
Te pediría que cada noche te acostases en mi pecho, para regalarte un Mo chuisle mo chroí, en gaélico, y que supieras que el latido de mi corazón te pertenece.
Podría pasarme horas hablando de Forelsket, en danés, para que supieras la euforia que supone sentirte, tenerte, saberte conmigo y estar enamorada de ti.
Te explicaría qué es Odnoliub, en ruso, y te explicaría que tú eres el único amor de mi vida.
Sobrarían más palabras para explicar Yuanfen, en chino, que es la fuerza que nos une.
Nos negaríamos la existencia de Onsra, en boro, pues estamos seguros de la firmeza y durabilidad de lo nuestro.
Te diría Manabamáte, en rapa nui y entre risas, para explicarte que tu poco apetito se debe a que estás enamorado de mí.
Te escribiría acerca de Iktsuarpok, en inuit, para que supieras las ansias que tengo de verte y las ganas que tengo de tenerte a mi lado.
Exhalaría un Gezelligheid, en holandés, que te hiciera entender la calidez de sentirte siempre conmigo.
Las pocas veces que discutiésemos, te diría Oodal, en tamil, y te chincharía diciéndote que a mí no me engañas, que sé que no puedes enfadarte conmigo.
Sería delicada para decirte Geborgenheit, en alemán, y te explicaría la seguridad que siento gracias a tener tu hombro para llorar, tus manos para sujetarme y tu confianza para todo.
Tendría que sentarme susurrando Kilig, en tagalo, y te contaría que esa es la palabra que describe ese pequeño mareo cuando ves a quien amas, fruto, imagino, de ese pequeño vuelco al corazón.
Te diría que lo nuestro ha sido como un Flechazo, en español, pues podría describirse como amor a primera vista.
Acariciaría con mi nariz tu cuello y te contaría que eso se llama Cheiro no cangote, en portugués.
Y me acercaría a tu oído para decirte, en chino, Hai shi shan meng, esa promesa de amor eterno que deseo cumplir.

Tú eres la única causa de mis desvelos y, probablemente, en tantos idiomas y tras tantas palabras bonitas y expresiones hermosas, quizá nada se acerque tanto a resumir lo que siento como la complejidad y sencillez que esconde un «Je t’aime», un «I love you», un «T’estimo», un «Ich liebe dich», un «Te amo», expresado en el idioma que sea, pero directo desde lo más profundo de mi alma y con todo mi corazón.

 

Visita el perfil de @_vybra