Iniciando un nuevo viaje – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas 0 Comments

Y si… ¿y si todo lo que hasta ahora sabíamos fuese mentira? o peor aún, ¿una ilusión? ¿Y si…? Y si… Y si. Y si. Y si. Todo lo que aquel hombre sabía, era que estaba a punto de iniciar un nuevo viaje. Todo lo que conocía, iba a quedar atrás. Irremediablemente.

Notaba la respiración acelerada. En aquel pequeño cubíbculo no había mucho espacio y se encontraba tenso, removiéndose nervioso en el angosto asiento. El cristal de su casco se había empañado ligeramente. Con un movimiento lento alzó su mano derecha hasta ponerla frente a su cara. Abrió y cerró los dedos, dejando que el sol le cegase intermitentemente. Despues de exhalar profundamente, pulsó un botón de color azul de un inmneso panel que le rodeaba y sin soltarlo habló en voz alta. “Estoy preparado”.

La radio emitió un crujido. Una decena de luces empezaron a parpadear, seguidas de un ruido mecánico y un movimiento vertical. El sol desapareció de la vista del hombre. La plataforma, hasta ahora horizontal, que sostenía el transbordador y el sistema de propulsión empezó a ponerse vertical. Cuando llegó a los noventa grados, se detuvo con un movimiento seco.

Cara a cara con el cielo. Más allá, el espacio. Vacío, pero repleto por millones de galaxias. Oscuro, pero iluminado por millones de estrellas. Mudo, pero interpretando el gigantesco opus infinito que se escuchaba en la inmensidad de la noche espacial.

La radio emitió otro crujido. Esta vez se escuchó una voz. Le era familiar. La secretaria de defensa. —Buena suerte. —dijo sin más.

Las pupilas del hombre se dilataban por momentos. Gotas de sudor le bajaban por la frente hasta la parte posterior de las orejas. Estaba a punto de dejar trás de si una tierra marchita y con un futuro incierto más allá de la esperanza que él mismo representaba. Razón más que suficiente para sentirse absolutamente abrumado.

Un tercer crujido y la radio se volvió parlanchina.

“Sistxxas de ventxxación, en orden. Sistemas de propxxxxón, en orden. Sixxxmas de fluzo, en orden. Procediendo al encendido del sistema de pxxpulsxón primario.”

Respiración acelerada y superficial.

“Sistema primario encxxxido. Procediendo al xxcendido del sixtemx de propulsión secundario.”

Pulso acelerándose. Tensión muscular.

“Sistema de enganche desxabilitaxo. Sistemas de soporte vital… funcionxxdo. Ignición lista.”

Jaqueca. Ligero temblor en las extremidades. Miedo. La orquesta en el crescendo.

“Comienza la cuxnta atxás.”

Jadeo rítmico.

“Diez. Nuxxx.”

Cuerda.

“Ocxx. Siexe.”

Viento.

“Seis. Cxxxo.”

Percusión

“Cuatrx. Tres.”

Coro.

“Dox. Uno.”

Silencio.

“Despegue.”

Una enorme deflagración lo rodea todo. El hombre se ve obligado a cerrar los ojos y agarrarse fuertemente a los reposabrazos.

Los enormes cohetes adheridos al transbordador empiezan a elevarse por encima de la enorme humareda que se extiende cientos de metros a la redonda. El hombre abre los ojos y grita, presa del júbilo mientras avanza, rumbo a las estrellas. De pronto, nota gotas de agua en la cara. Se extraña. No puede ser. Al instante, una imposible lluvia empieza a golpear el cristal del transbordador.

Un aspersor riega ritmicamente el cesped del jardín delantero y un niño de once años corretea empapado, con un cohete de plástico en su mano derecha imitando con su boca el sonido de los reactores que permitirían a aquel juguete surcar el universo.

 

Visita el perfil de @Macon_inMotion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.