Escúchame – @_soloB

soloB @_soloB, krakens y sirenas, Perspectivas

Podría contarte tantas cosas que no llegarías a entender, que decido dejarlo para mañana. Incluso, mejor para dentro de unos años, cuando tu mirada me haga preguntas que ahora ni sospechas.

Ahora solo quiero mostrarte lo bonito de la vida: pisar charcos sin llevar botas de agua, calándonos los calcetines; pintarte en la cara una mariposa llena de colores y purpurina; ponerte el tutú y verte bailar para mí, que me alimento con tu sonrisa risueña y esos ojos brillantes; disfrutar viendo juntas los atardeceres en ese rincón de la playa que tanto te emociona; hacer muñecos de nieve en el parque y tirarnos bolas hasta caer muertas de risa…

Las preguntas que me haces ahora son fáciles de contestar, salvo alguna sorpresa motivada por tu ávida sed de aprender rápido.
Pero vendrán días… Días en los que me costará explicarte ciertas cosas, para las que yo ni siquiera tengo respuesta.

Pero prometo saciar tus dudas como mejor sé. Como todo lo que hago por ti, que nunca sé al 100% si lo estoy haciendo bien, pero te aseguro que lo intento con la mejor de las intenciones.

Trato de protegerte pero, a la vez, quiero que vueles, que sigas descubriendo a través de tus ojos, de tu olfato, de tus pequeñas manos. Hacerte ver que si te caes, yo voy a estar. No llores, ya tendrás tiempo de llorar por cosas que ni imaginas. Pero eso ahora, no importa.

Escúchame: baila, canta, juega, salta, pinta, corre, ríe, aplaude, tírate al suelo y haz volteretas, construye castillos de arena, aplícate eso que te digo tantas veces de «estamos en esta vida para ser felices».

Perdóname por las veces que he tenido un mal día y he tenido menos paciencia contigo.
Cuando crezcas, verás todas las sonrisas que te he regalado y que tú me regalas a mí, cuando mis ojos están a punto de sangrar. Eso no tiene precio, te doy las gracias yo a ti, por hacerme mejor persona, por hacerme madurar, por darme la luz cada día, por existir.

Escúchame: tú no sabes la de veces que te miro, y se me refleja el amor en la mirada.
Cuando te escucho cantar canciones de memoria, de esas que me gustan a mí, y has hecho también tuyas, me dibujas una sonrisa de felicidad aunque haya tenido un día asqueroso. Pareces tan mayor dentro de un cuerpo de niña…

Escúchame: te aseguro que así nunca dejarás de brillar. Debes saber que yo te miraré con los mismos ojos que la primera vez que te tuve entre mis brazos, devolviéndome la vida que yo te acababa de entregar a ti.

Escúchame: cuando estés triste y yo no esté, recuerda el juego de palabras encadenadas, los te quiero hasta el infinito y más allá, las miradas cómplices en las que estallamos de risa y los dibujos que te acaricio en la espalda para dormir.

Guarda cada te quiero en tu cajita de música, y hazla sonar cada vez que te sientas pequeña y seas grande. Porque te voy a querer siempre, como cuando haces una trastada y la escondes para que no me entere. Así, con toda tu luz, toda tu dulzura, tu magia, y tu manera inocente de ver las cosas en un mundo tan lleno de mentiras y maldad. Así, tan bonita, tan frágil y tan de verdad; pequeña: vuela alto y no dejes de soñar.

Visita el perfil de @_soloB