Esclavos del odio – @Moab__ + @CosasDeGabri

CosasDeGabri @Moab__, krakens y sirenas, Perspectivas

El orgullo es el alimento del fuego
que enciende la fragua del odio
y las cadenas que arrastramos
las forja con metales preciosos.

Eslabones de rencor en oro,
en plata los del desamor,
platino para la humillación
y bronce para la bofetada
que más adentro nos dolió.

Encadenado al frío metal
de sufrir por quien viviera
se vuelve el odio un mal
que ningún preso quisiera.

Llorando los sueños de amor,
sabiendo su tiempo perdido,
quien no imaginaba el dolor
maldice por haberlo sentido.

Grita la diamantina rabia
y es la sinrazón el alarido
en que aúlla la frustración;
ahogando al corazón en la salvia
de sueños de oscura venganza.

Esclavos del odio,
de larga memoria y corta cordura.
Siervos subyugados
de un falso olvido,
enemigos de la felicidad,
vasallos tristes y oprimidos.

Ella es un verso libre y fatal
de palabras pendencieras
cuya elegancia tan abismal
enloquecería a cualquiera.

Para sobrevivir al sinsentido
de ahogarse en su pasión,
él escribe versos instintivos
forzando rimas sin valor.

Ella y él son un nosotros
desgastado en recuerdos
que la memoria no ha desterrado,
asfixiando sus corazones,
ahogándolos en el barro.

Libérame de estas cadenas
que son fuego, ¡sé pecado!
Quiebra las tuyas, ¡date prisa!
Mejor ser esclavos de una sonrisa,
que por el odio calcinados.

No quiero ser pecado
y me niego a vivir
como si todo el sufrir
hubiera sido en vano.

“Te amo”.

Fingir que nada está ocurriendo,
hacer como que ya no siento,
aparentar con el alma de un ser
destrozado y lastimado,
para el que todo lo pasado
ha sido ya olvidado.

“Te necesito tanto”.

Pero el olvido no funciona,
la rabia me traiciona,
quiero devolver cada golpe
sufrido, sentido y recibido;
aunque sea un sinsentido
y una posibilidad remota.

“Siempre te he querido”.

La impotencia me invadía
en cada uno de los vuelos
de las faldas que creí que perseguías
y yo sólo quería que tu piel fuera fuego
abrasando la mía.
Incontrolable la rabia,
el llanto, los celos, la ira,
la soledad, la desolación, el amor…
Te pido perdón:
¡El ansia de venganza me consumía!

Quiero vivirte a besos
y quiero matarte a hierro,
quiero que sufras en tu piel
el daño que me hiciste con el hielo
de tu mirada y tu desdén,
tu forma de decir que:
“todo ha terminado,
no sigas, ya está bien”.

Tu mirada siempre fue mi cielo,
pero cometí el error
de confundir “te quieros”.
Quiero morir en tu cuerpo
sé amor, no seas hiel:
Rompe tus cadenas,
por favor, y ven.

Quiero resucitar
para volver a volar,
para besarte lento
hasta morir sin aliento.

Quiero nacer a tu lado de nuevo,
y que hasta las estrellas
hablen de lo nuestro.

Necesito sentir que
todo lo que decías,
mientras mentías,
sólo forma parte
de mi propio galimatías.
Y que me dices la verdad,
que es cierto,
que ya no mientes,
y que lo sientes…

“Necesito decirte, alma mía,
que sólo a ti te puedo amar”.

Rompamos las cadenas del odio,
dejemos de ser esclavos en tierra,
para ser amantes libres
a la orilla del mar.

“Ven, cariño mío,
vamos a volar”.

 

Visita los perfiles de @Moab__ y de @CosasDeGabri