¿En qué planeta vives? – @soloparatuitear

Zarathustra Callao @soloparatuitear, krakens y sirenas, Perspectivas

Necesito llegar a ese momento de semiagotamiento, de lucidez cansada, en el que se mezcla la sensación de estar recordando como lejano algo que hasta hace nada se había apoderado de las riendas de tu vida, y la sensación de desentumecimiento de maquinaria oxidada acompañada de chirridos que surge al volver a entrar en marcha la rutina al compás diario.

Y lo necesito para hace dos meses. Sé que ese momento llega, lo he vivido unas pocas veces y no pasa desapercibido. De repente te levantas una mañana más y parece que fue hace millones de años cuando tu vida era el titiritero y tú la marioneta, cuando tú, cómodo en esa inercia, decidías qué responsabilidades aún podían esperar, cuando formabas parte del cuadro creyendo pintarlo, cuando aquella persona estaba tan dentro de ti que pensabas inocente que así tenía que ser para siempre.

Lo necesito digo, porque de un tiempo a esta parte me voy notando sin fuerzas ni ganas, ni rabia, ni odio, ni nada de nada. Necesito esa crisis, romper y seguir, salir andando de donde me estrellé corriendo, de donde no supe escaparme ni a gatas.

Necesito escapar pero no sólo de mí mismo, no. De todo lo que me rodea. De la gente, los días, las noches, tu música, tus risas, los recuerdos de tus putas manías con las que se me caía la baba. Escapar del planeta. Vagar hasta que aparezca esa sensación de lejanía con el pasado más reciente. Eso me digo. Me lo repito y a veces lo creo. ¿Pero sabes? Lo que me apetece es llamarte, verte, tocarte, follarte. Una vez más o en bucle, me da igual, no veo más allá, no puedo. Ni quitarte del medio ni darme la vuelta. No puedo. Estoy estancado y me falta coraje.

Vivo desde hace dos meses en un planeta que no es el mío. La gravedad es aplastante, los días se mezclan con las noches, me falta el aire, no entiendo a sus habitantes. No quiero. Y tú, ¿en qué planeta vives?

Puedes seguir a @soloparatuitear en Twitter