En mi país, no – @igriega_eme

igriega_eme @igriega_eme, krakens y sirenas, Perspectivas

Te lo digo casi en secreto, en voz baja, en un susurro que casi puede diluirse con la ráfaga de viento que azota la ventana de la escalera.
En la estancia, arde la chimenea.

Tu copa semivacía y la mía medio llena, aguardan pacientes la llegada de la siguiente botella. Así, sentados sobre el tapete a un lado del fuego, la luz dibuja tu contorno y lo imagino eterno.

Tu silencio y mi murmullo. Mi murmullo y tu misterio. Somos dos conocidos que vencieron al tiempo. De ferias y luces, de alma y desvelo. Y te lo digo bajito, para que mis palabras no las escuche y se las lleve el viento.

De ser una torre de piezas sin orden, se me fue despejando el miedo. Fueron años de anhelar esta paz que ahora siento. No me creí capaz de volver a creer que la vida compartida podría ser como ésta. Sin querer fuiste armando mi rompezabezas, encontrando el espacio, respetando el momento.

Lo supe nada más mirarte. Porque esa mirada ya era mía antes de serlo, sin que ni tú ni yo lo supiéramos. Fue un destello de certeza que cruzó el universo en dos miradas, ese instante en el que se agolpan pasado y futuro, en el que un rayo se lleva consigo todos los miedos.

Es cuando sabes que ya te saben. Cuando reconoces a quien no sabías que buscabas pero que conoces cuando le encuentras. Y te lo digo bajito, que siempre soñé contigo. Que inventé mundos fantásticos con lunas eternas y estrellas fugaces. Construí murallas sin saberlo, temía que llegaras y desataras todo esto. Hoy lo quiero eterno. En mi país no, en el nuestro.

 

Visita el perfil de @igriega_eme