Eloy – @_vybra

dkys colaboraciones @_vybra, De principio a fin

Dio el último sorbo al vaso de whisky y pensó que esa noche no terminaría como solía ser habitual. Sentado en el borde de la cama, con la cabeza entre las manos, pensando si su cadáver quedaría más bonito con un disparo o con dos.

Sabía que no iba a disparar, pero se aferraba con fuerza a ese arma que era sinónimo de descanso para su alma, que ya nació envejecida.
Su medía sonrisa era fruto de los recuerdos de la realidad, a la que algunos afortunados llaman vida. La suya era un ejemplo de mala suerte, pero no por ello su cara mostraba rencores u odio sus palabras.
Tuvo por padre a un ser mezquino del que nunca recibió una palabra de cariño, pero que le enseño con palizas a aceptar que no viviría lo que merecía haciendo de su infancia, el preludio de lo que vendría.
La suerte le ofreció una tregua cuando conoció a Sofía y se enamoró de su sonrisa. Se casaron,tuvieron dos hijos y tres años después la vida le recordó que la suerte jamás sería su amiga. Junto a Sofía , dio sepultura a la esperanza y rindió pleitesía a la melancolía.
Se debía ser buen padre y juró que jamás escatimaría en besos ni caricias. Por ellos cada mañana bebía paciencia mezclada con leche, inventó un generador de sonrisas con cada cuento que les leía y les creaba mundos a su medida con cartón y fantasía.
El despertador pone fin a sus recuerdos y sus ojos brillan por Rubén y Darío, la razón por la que cada noche ponía a prueba el arma, pero nunca apretaba el gatillo.
Empieza el día con la rutina de prisas, y de aferrarse a la vida agarrado a cuatro manos diminutas.

Dejó a los niños en el colegio después de dar un beso a cada uno y asegurarles que a la salida estaría esperándoles y no dejó de mirarlos, orgulloso, hasta que traspasaron la puerta y le saludaron con la mano.