El viejo cobarde – @AllOfMe39

dkys colaboraciones De principio a fin

Dio el último sorbo al vaso de whisky y pensó que esa noche no terminaría como solía ser habitual. Sentado en el borde de la cama, con la cabeza entre las manos, pensando si su cadáver quedaría más bonito con un disparo o con dos.

Tenía su vieja Colt entre las manos. Llevaba con él casi toda su vida. Y jugueteaba con ella entre los dedos. Solo él sabía de su existencia. La tenía escondida porque sabía que si sus hijos conocieran de su existencia no resistirían la tentación de buscarla.

Lo prohibido siempre nos llama tanto la atención…

Agitó la cabeza. Sus hijos. ¿Cómo iba a hacerles esto a ellos? Habían perdido a su madre hacía tres años en un accidente y ahora él se planteaba si quitarse su propia vida. No obstante, aquella llamada que había recibido había sido muy clara.

– ¿Sí?

– Ha llegado el momento. Tienes dos opciones de saldar la deuda. Pagas o mueres.
Y le habían colgado sin más. Dándole vueltas a todo se quedó dormido hasta que sonó el despertador. Se levantó decidido y sabiendo lo que tenía que hacer. Estaba arruinado y solo había una forma de pagar la deuda.

Se levantó, preparó el desayuno para tres y fue preparándolo todo. Firmó los papeles del testamento y les dejó una carta a sus hijos explicándoles lo cobarde que era y que sentía haberles mentido, pero que esa era la única forma de arreglarlo todo. Que, con el tiempo, lo entenderían y ojalá llegasen a perdonarle. Y firmó la carta:

A veces, la mayor valentía se encuentra en ser un cobarde.
Lo siento.
Os quiere.

Papá.

Se aseguró de que la carta estuviera en un sitio donde ellos la encontraran y se fueron en su viejo Rolls.

Dejó a los niños en el colegio después de dar un beso a cada uno y asegurarles que a la salida estaría esperándoles y no dejó de mirarlos, orgulloso, hasta que traspasaron la puerta y le saludaron con la mano.