El perfume – @Moab__

Moab @Moab__, krakens y sirenas, Perspectivas

Llegaste un trece de agosto

entre golpes de tacón

y vuelo de faldas.

Traías contigo recuerdos,

heridas, lágrimas, fantasmas,

los dos ojos morados,

una niña a tu mano aferrada

y el perfume del asfalto

enredado en las pestañas.

 

Se te notaban los muchos palos

y las escasas risas,

sabías poco o nada de abrazos,

bastante más de palizas.

Y del amor sólo conocías

que llegaba a destiempo

y se marchaba deprisa.

 

Traías contigo recuerdos,

heridas, lágrimas, fantasmas

y el perfume del asfalto

enredado en las pestañas.

 

No agachabas la cabeza

soportando estoicamente

reprobaciones y miradas.

Con esos prejuicios

tejía el coraje tu escudo.

Puñaladas de moralidad

desarropándote en las madrugadas.

 

Traías contigo recuerdos,

heridas, lágrimas, fantasmas

y el perfume del asfalto

enredado en las pestañas.

 

No esperabas “repetir los errores”

De tu madre y de tu hermana.

No contabas con quedarte sola

con esa niña que tu mano agarra,

ni que te llamaran puta

por no tolerar más bofetadas.

Debiste mentir, mi niña,

decir que había muerto

y no que te pegaba.

“¿Qué mujer decente,

del lado de su marido se marcha?”

 

Traías contigo recuerdos,

heridas, lágrimas, fantasmas

y el perfume del asfalto

enredado en las pestañas.

 

Vi una noche como caías,

vi cómo te dieron

también los tuyos la espalda,

no atreviéndome yo a tenderte

una mano amiga,

vi el miedo a la soledad,

como un rayo, cruzar tu cara.

 

Entonces  ya no hubo más recuerdos,

heridas, lágrimas, fantasmas,

ni más perfumes de asfalto,

ni reprobaciones ni miradas.

Sólo la sombra de una cuerda,

a una viga colgada

y el llanto de una niña

rompiendo el rayar del alba.

 

Visita el perfil de @Moab__