Ecuaciones perfectas – @shivisc

shivisc @shivisc, krakens y sirenas, Perspectivas

El amor para que sea genuino tiene que pasar por el fuego de las palabras a la piel hasta el punto de incendiarte sin tocar ni hacerte daño y cuando camines por los días fríos se convierta en abrigo y a pesar de las inclemencias te mantenga cálido.

Fuerte para que te sostenga cuando no puedes dar un paso pero no al punto de quebrarte cuando te sientas frágil.

Una red de soporte cuando vayas cayendo y esas alas que impulsan a levantarte de nuevo.

Que se convierta en el barco que te lleve a ese viaje y puedas nadar cuando te apetece mojarte.

El puente que salga en tus pies cuando termine la calle y el hogar donde elijas quedarte cuando llegue la noche.

El amor es esa mitad que cuando falta no llega a matarte pero cuando te agarra sin miedo te hace sentir entero. La que te muestra todo aquello por lo que hoy respiras y no comprendes cuánto tiempo de tu vida te mantuvo incompleto.

Es la risa que jamás te sobra y las lágrimas de alegría que jamás habías usado.

La voz que da sonido a tus melodías y el suelo por el que no te sabías caminando. El ruido de la vida sonando. La noche convertida en escenario.

Dos almas cargando sus propios rosarios de miedos, incertidumbres, inseguridades, y un mismo camino que las lleva de la mano. El choque de unos ojos que por primera vez se miran y avanzan sin freno hasta estrellarse contra el muro de sus labios.

Ecuaciones perfectas en el Universo, girando. Sin prestar atención al segundo, minuto, día y hora para el que fueron diseñados.

Almas gemelas mirando al mismo cielo sin saber a quién andan buscando pero sintiendo que alguien más en ese momento se encuentra a su lado observando.

La misma estrella, el mismo punto donde se abre una puerta que les cumple el deseo de saberse encontrados.

El amor para que baje a la tierra, necesita de manos que no quieran soltarlo. De atrevidos que sigan creyendo a pesar de no haberlo encontrado. De locos que no se asusten de mirarlo, de niños que lo mantengan flotando.

De un primer beso que espere al final de la esquina, de dos que se miran cuando dan ese primer paso. De aquellos que se mantengan soñando y despiertos lo lleven a cabo.

De una luz llamada esperanza que no se apague cuando nos han derrotado.

De aquellos que permanecen en vela, con el corazón brincando en sus manos. De los que no renuncian a estar vivos porque estar vivos no solo es estar respirando.

De los que están dispuestos a dar aquello que tienen sin esperar algo a cambio, de los que saben abrazar a un extraño porque una pena los está destrozando. De los que sueltan a quienes tienen necesidad de seguirse encontrando y los que reciben a las almas que vienen cayendo en sus brazos.

Los que sueltan un suspiro con la esperanza de llegar a algún lado y escriben un carta de amor sin dirección pero sí un destinatario. Los que creen y crean un hogar para el que necesita refugio y para quién se vuelve refugio a pesar de un corazón destrozado.

Para aquel que le arrebata la muerte la posibilidad de ser perdonado. Para el que el tiempo es un más que un tic tac que lo mantienen girando.

Para el que por fin entiende por qué nunca había funcionado y se descubre enamorado para quien sí fue diseñado.

Ecuaciones perfectas, viajando a través de los años, entre el tiempo, sentimientos, errores y pruebas que al sumarse dieron resultado.

 

Visita el perfil de @shivisc