Dulce recuerdo – @soloparatuitear

Zarathustra Callao @soloparatuitear, krakens y sirenas, Perspectivas

No hay nada más triste que un recuerdo. La inalterable línea del presente devorando el tiempo provoca una digestión distinta cada vez. Incluso cuando retenemos cualquier momento, se convierte en caprichoso en nuestra memoria, en un acto de fe, en un prisma multicolor que se disfruta o se nos atraganta diferente en cada revisión. Nada es nunca como recordábamos al visitarlo de nuevo, y aquí «de nuevo» es literal. Ese demiurgo que tenemos atravesado en nuestra mente nos aleja de aquel presente a su antojo.

He vuelto a ver el vídeo que grabamos aquella mañana y nada estaba igual. En algún momento estuvimos en esa habitación más felices, en otro, más nerviosos, en el último que recuerdo, más apagados. Hoy parecemos niñatos enamorados a los que no les importa nada que no tenga que ver con el mismo instante que están disfrutando. Me ha dado pena vernos, tan felices, tan frágiles y tan arrogantes. Sé que dentro de un par de meses volveré a vernos y estaremos muy interesantes, como te encantaba describirnos, no tan radiantes pero muy ingeniosos.

He perdido mi recuerdo. Lo he mezclado con el vídeo y con mi estado de ánimo al verlo cada vez y lo he transformado en una fantasía más, una que no tiene que ver con aquellos nosotros, una que no eres tú llevándome de la mano hasta extraviarnos. Me queda el vídeo y no tú. Me queda mi cabeza inventándote, me quedas dispersa en mil recovecos que prefiero no inspeccionar. Me queda lo que quiero, necesito, no tengo, no debo, no sé. Me queda una imagen inestable de un estado del alma con lo que tú y yo somos ahora: un dulce recuerdo, si puedo.

Visita el perfil de @soloparatuitear