¿Dónde fue? – @Candid_Albicans

Candid_Albicans @candid_albicans, krakens y sirenas, Perspectivas

Como buena nostálgica, mi mente viaja al pasado con cierta frecuencia, a veces involuntariamente, y se recrea en momentos que ya no es posible que se vuelvan a repetir. O en caso de repetirse, carecerían de las mismas condiciones únicas que los han hecho tan especiales como para añorarlos.

Se supone que la nostalgia, por la propia etimología de la palabra, es un sentimiento que va acompañado de dolor por la pérdida de algo que se ha tenido o vivido y que ahora no existe o ha cambiado. Yo soy una de esas personas que por suerte o por desgracia, invocan recuerdos de tiempos pasados para echarlos de menos, con su correspondiente dosis de tristeza pero también con la satisfacción de haberlos vivido.

Cuando pienso en el transcurso de mi vida me gusta hacerlo como si ésta fuese un libro, con sus capítulos y con muchas hojas en blanco todavía por escribir. Estos capítulos los van escribiendo conmigo las personas que se cruzan en mi vida: las que entran, las que salen, las que se quedan, las que ya son parte de mí, y las que nunca debieron estar. Hay personas que han protagonizado episodios muy importantes en mi libro y que poco a poco han ido desapareciendo de sus hojas, casi sin darme cuenta. Sin darnos cuenta. Y echo la vista atrás, retrocediendo varias páginas buscando el momento en el que las cosas cambiaron. A veces es fácil encontrar los motivos: familia, hijos, trabajo, o que simplemente cambiamos, y con nosotros cambian también nuestros intereses y las aficiones que podían habernos unido alguna vez con esas personas. Otras veces el motivo simplemente reside en una llamada que no se hizo, en aquel WhatsApp sin contestar, o en un «a ver si un día nos tomamos un café» que nunca llegó. Dejadez. Damos prioridad a otras cosas y comenzamos a descuidar a esas personas que una vez ocuparon un lugar importante en nuestro orden de preferencias. Quizás sea por creer que siempre estarán ahí esperándonos.

Y a veces esa nostalgia escuece, y retrocedes en el tiempo, deambulando por el laberinto de tu memoria preguntándote dónde fue, en qué lugar del camino os perdísteis de vista.

 

Visita el perfil de @Candid_Albicans