Después de ti – @Darkvelvet1

Darkvelvet1 @Darkvelvet1, krakens y sirenas, Perspectivas

En su mundo de oscuridad total los ojos y la boca son un órgano que salta hacia delante para morder con dientes transparentes…” – William Burroughs

El horizonte planea sucesos paranormales.
El ombligo crepitante después del derrame universal.
Nada apunta más allá de unas botellas rotas y la rabia como descuento.

—Hola.
—¿Qué quieres de mi?
—Apenas nada, tu cuerpo desnudo en mi cama, tu boca deshaciendo a besos la congestión de mi sexo, apenas que seas la línea divisoria entre mi muerte y yo.
—Este bar aloja a demasiados poetas. No creo en el amor, pero sí en tu carne.
—La poesía anda corta de refugios y tú pareces el pecado original.
—Con los ojos perdidos en el fracaso del paraíso…
—Me sabes a derrota de la buena, añeja, profunda, ígnea…
—Antes de ser abandono, cúrame, despójame del hambre, quítame el apetito por los tipos con el distrito inocente lleno de deseo y los bajos fondos llenos de estrellas.
—No te voy a robar nada. No te pienso prometer nada.

Los bares han hecho una colecta para no tener que sufrir tanta tristeza.
El manifiesto prescindible de quien por beber dejó ese texto sin comas.

—¡Déjate de tanta filosofía¡ Tan inmortales no seremos si esto ya es una despedida.
—Tienes el tacto amargo de un nunca y la frescura de un chute de esperanza.
—La poesía te ha lavado el cerebro.

Pasaron calles, deshielos, curvaturas y desiertos,
se fue la luz
los cíclopes murieron.
Toda la ciudad dejó de respirar y el miedo colgó su chupa en las farolas,
parecía irracional proclamar la utopía,
un mensaje sin leer,
la posición incorrecta.
Y todo comenzó a arder.

—¿Lo ves? Eres piel de canción y desencanto.
—Empiezo a creerte y a odiarte.
—¿Odiarme? ¿Por qué?
—Por venderme la piel de un gato que ya está muerto.
—Aún muerto abrigo.
—¿Y qué será de mi cuándo estés vivo? Te has acercado a mi por la fulgurante atracción de los agujeros negros, pero tú no eres de aquí, sólo estás de paso.
—De tu gravedad es imposible huir.
—No, extranjero. Tú volverás, porque sólo estás herido. Cicatrizarás y te pareceré un lugar demasiado oscuro.
—Predicciones sin sentido.
—No, poemas. Sabes que huirás cuando llegue la noche. No esta, la definitiva.
—Eres un abismo.
—Y acabo con un golpe seco.
—Quiero golpearme contra tu nada.
—¿Y después de ti? ¿Cuándo despiertes? ¿Qué quedará de mi?
— …

Nacemos de la soledad de un sueño
Y nos convertimos en anatemas,
en escuelas necias sin valor ni ideales.

—Después de ti, de tu luz, de tu encarnizada adhesión a mis placeres; volverás pobre a tu rutina y olvidarás. Yo no, porque el universo es infinito, porque el caos nunca descansa.
—Aun así, prefiero dejarme ir sobre ti.
—Aun así, te irás.

 

Visita el perfil de @Darkvelvet1