De uñas – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Me gustan las uñas de tus manos y lo que haces con ellas. Aunque largas y cuidadas, jamás te las pintas. Son la prolongación de ti, las mismas que rasgan imaginariamente el aire cuando con un gesto similar al zarpazo de un león o la caricia de un gato, en función del contexto de nuestra conversación, esgrimes delante de mí, entrecerrando los ojos y dibujando en tus labios un imperceptible «Te saco los ojos» para provocar mi risa… y la tuya.

Tus uñas, las que me arañan y se clavan en mi espalda en los momentos en los que nos hacemos uno. Cuando somos, más que nunca, uña y carne. Complementos perfectos, el uno del otro, en lo físico y en lo mental. Cuando no es posible diferenciar dónde acabas tú y dónde empiezo yo, cuando terminamos fundidos en un beso y pasas de marcar mis costillas a, con ellas, acariciarlas.

Me gusta cuando las sacas, cuando no permites que nadie me afrente, tengan razón o no la tengan.

Y hasta poniéndote de uñas me sigues gustando. Intercambiamos nuestros diferentes puntos de vista convencidos del acto estéril que significa, porque no cambiaremos de opinión ninguno de los dos. Defendemos con ahínco nuestros respectivos criterios y discutimos habitualmente pero no nos peleamos y si nos peleamos recurrimos al salvavidas que fabricamos cuando tras conocernos sólo nos impusimos una norma: No acostarnos jamás enfadados, pase lo que pase.

Eres gato panza arriba, y yo mano. Mano que sortea las uñas dispuestas a ser clavadas, para provocarte un ronroneo cuando acaricio tu barriga.

Puedes seguir a @Mous_Tache en Twitter