De cuando el fuego no quema – @EvaLopez_M

Eva López @EvaLopez_M, krakens y sirenas, Perspectivas

“Y cada vez peor, y cada vez más rotos. Y cada vez más tú, y cada vez más yo. Sin rastro de nosotros”.

Joaquín Sabina

 

Le puse tu nombre a todo lo que se me prohibía ponerle nombre.

A todo lo que tanto duele.

A todo lo que araña en soledad el alma.

A todos esos ruidos ensordecedores que se disfrazan de puta calma.

(Esa calma que tantas veces precede a la desgracia).

A todos los precipicios, abismos y acantilados.
A todos los vacíos, infiernos y silencios.

Le puse tu nombre a todas las balas que tuvieron mi pecho de diana.

A todas las llamas sin hogar y sin hoguera.
Que arden, pero no queman.

(Pero es que, hasta debajo del agua, el fuego sigue incendiando).

A todas las armas que empuñaron tus manos, y que solo por estar un momento entre ellas, no dudaron ser detonadas.

A cada ojalá y a cada suspiro.

A cada insomnio y a cada lágrima.

A cada minuto que no estabas.

A todo lo que no se puede gritar y es lo que te termina colapsando el esófago, el corazón y los pulmones.

Le puse tu nombre a todas esas cosas que pasan sin pasar pero que son las que en realidad te matan.

Y sin embargo, no pude ponerle tu nombre a ningún sueño.

Porque los sueños, para que lo sean, debes desear poder hacerlos, algún día, realidad.

Y tú
jamás lo serás.
Ya.
No.

 

Visita el perfil de @EvaLopez_M