Cuídate de ti – @Contradiction_

Contradiction @Contradiction_, krakens y sirenas, Perspectivas

No me gusta mostrarme, soy muy púdica si se trata del desnudo.
Estoy triste. Y no es el triste de “Ay que pena” y un par de lagrimas. Es más bien el triste de ‘no tengo ganas, no quiero hablar, quiero estar sola, déjame marchar.’

Es estar en una celda de cristal sin aire en medio de mucha gente, que no deja de hablar, que requiere mi atención, que me pide que sea la de siempre, pero la de siempre no está.

La busco, lo intento, me fuerzo, pero no puedo.

Es el tipo de tristeza en la que necesitas que alguien venga, te de un abrazo y luego te deje totalmente en paz, como si fueras un gato.

Es esa en la que te pasas el día deseando que se acabe, pero cuando llega la noche eres incapaz de dormir. La misma que después hace que duermas un día entero y que tu cama se convierta en territorio seguro.

Es el tipo de tristeza que nadie a tu alrededor entiende, así que te aíslas, dar explicaciones no tendría sentido.

Es la que te saca las ojeras, te roba el apetito y ni siquiera te da lágrimas a cambio. Te somete a la oscuridad y te obliga a bailar en ella.

Te roba la concentración y te devuelve al caos. Te somete a la tortura de los recuerdos y te atrapa en cada segundo de ellos.

Saca a los monstruos de debajo de la cama y los hace convivir con los esqueletos del armario, mientras tú cada vez te pareces más a ellos.

Es el tipo de tristeza que trae consigo a la ansiedad, y te convierte en una bomba explosiva de sentimientos que nadie quiere manejar.

Es el tipo de tristeza que pasará si la aceptas. A la que tienes que abrazar y susurrarle bajito: “Juegas muy bien, pero yo más.” 
Es el tipo de tristeza que te enseña quién vale la pena y quién no. Es el tipo de tristeza que te hace fuerte, que te enseña quién eres.

Cuídate de ti, yo sé cuidarme de mí. 

 

Visita el perfil de @Contradiction_