Cristales rotos – @Ordinarylives

OrdinaryLives @OrdinaryLives, krakens y sirenas, Perspectivas

Las luces de neón, el humo que asciende hasta dejarnos ciegos y los cristales rotos por el suelo. La esperanza se perdió en la última calada, antes de que llegara el desastre en forma de palabras que me rasgan la garganta cada vez que intento pronunciarlas. Con poco aire en los pulmones mientras trataba de beber y olvidarte aquella noche, la noche en la que el caos se chocó contra mis huesos y quiso quedarse para siempre. Un bar de carretera y el futuro quemado antes de tiempo, como las ruedas de la moto en la que te había llevado a todas partes, como los frenos de una vida a la que nunca le había puesto límites hasta que llegaste tú con esa sonrisa envuelta en rojo y esos ojos de serpiente. La nariz rota y la sangre seca en la camiseta, y tu risa de hiena de fondo, en mi memoria, clavándose como un puto alfiler que no has visto antes de apoyar la mano sobre la mesa. Venganza, a veces todo se trata de venganza. El amor, el odio, la rabia, un adiós y un te quiero. Convertido el día a día en un infierno de humo y alcohol del malo, convertida la vida en una pantomima a la que agradecerle las sobras.

Encontrarte en los brazos de otro, con esa misma sonrisa que me ponías a mí unas horas antes, pasando de la misma forma la lengua por tus dientes antes de atacar. Otra víctima, otra presa. Y resignarme. A saber que no era el único, a saber que había otros, a saber que había otras, a saber que nunca he sido especial. Nunca. Y, a saber, que la historia se repite, y que ahora tú y luego yo.

Y miro los cristales rotos por el suelo, y sólo quiero cogerlos y que todo sea sangre, y escupirte en los zapatos.

Puedes seguir a @Ordinarylives en Twitter