Contigo pan y cebolla – @relojbarro

relojbarro @relojbarro, krakens y sirenas, Perspectivas

Hace tanto tiempo que te conozco, que ni recuerdo una vida en la que no estuviéramos juntos. Hace mucho que no te escribo, que no me sincero contigo, que no hablamos cara a cara. Ahora que te tengo delante, quiero aprovechar, por si no nos volvemos a ver en mucho tiempo o, quien sabe, por si no nos vemos nunca más.

Recuerdo cuando éramos niños, cómo reías siempre, cómo animabas tú a todos los demás, los ojos que nunca lloraron, decían, y cómo me mirabas, las pocas veces que lo hacías directamente. También cuando te pillaba mirándome de reojo, como cuando pasábamos por delante de un escaparate y te pillaba a través del reflejo del cristal.

A veces pienso en esa mirada burlona, traviesa, esa media sonrisa que parecía esconder el comentario más irónico, o esa broma con la cara más seria. A veces recuerdo ese ceño a modo de máscara, que usabas para intentar que nadie pudiera descifrarte, aunque a mí sabes que no podías engañarme, pese a que lo intentabas más que con nadie.

Hemos estado tiempo sin vernos apenas, las pocas veces parecía como que me rehuías, como si no quisieras verme, tan solo con que te conformaras con saber que estoy ahí para ti si me necesitas, pero siempre decías que para mirar, para hablar, para escuchar de verdad, lo hacías mirando a los ojos, pero esos ojos los veo poco, incluso has llegado a parecer ser otra persona.

Los años, los años sí, los años pasan, también para mí, también me empiezan a salir pequeñas arrugas alrededor de los ojos como a ti, pero me da igual, las llevo bien, llevo peor verlas en otras personas que en mí. Y te miro a los ojos, y atisbo el viejo brillo nuevamente, tras esos ojos que veo que siguen variando de color según la estación del año en la que vienes a visitarme.

Y por suerte, de un tiempo a esta parte, volvemos a vernos más poco a poco, incluso te veo en alguna foto con alguien, y te veo mejor, me alegra que disfrutes de la compañía de otras personas. Tampoco es que me fije demasiado en ti eh, no más de lo normal vaya, pero reconforta verte más feliz de un tiempo hacia aquí, eres más tú, más como te recuerdo, más como te recordamos.

Y llego a lo que te quería decir, y es que, más feliz o más triste, riendo o llorando, no importa cómo, te conozco de siempre, y tú a mí, por lo que, pese a que ya lo sabes y porque a veces parece que lo olvidas, quiero decirte que puedes contar conmigo como siempre has hecho cuando has necesitado, que me gusta verte reír más y que si no lo haces, no pasa nada, puedes venir, mirarme cara a cara, a los ojos, y te diré «Sigo aquí», porque aquí estaré, en este espejo o en otro, o reflejado en algún cristal, porque amigo, para bien o para mal, tú y yo, pan y cebolla.

 

Visita el perfil de @relojbarro