Hazlo pasar – @GraceKlimt + @mediofran

GraceKlimt @GraceKlimt, @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas 0 Comments

“… y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido…” -Sabina- Cuántas veces nos habremos parado a pensar en todos esos proyectos que desearíamos llevar a cabo y agobiados por la premura del tiempo hemos desechado la idea, desalentados por la contagiosa, a la vez que imprecisa, certeza de que la vida es demasiado corta. … Como la canción de Sabina, “Cuando se despertó, no recordaba nada de la noche anterior…”, pero de eso nada, qué …

Hotel Marion – @soy_tumusa + @mediofran

soy_tumusa @mediofran, @soy_tumusa, krakens y sirenas, Perspectivas

Hacía semanas que el otoño se había instalado en el viejo hotel Marion dejando su impronta en las amplias zonas ajardinadas, esparciendo la hojarasca con ráfagas descontroladas de remolinos de viento y castigando la fachada con la lluvia kamikaze que se estrellaba contra los ventanales sin ni siquiera llegar a lastimarles. El mobiliario de las terrazas, amontonado junto al cobertizo de madera que se elevaba a tan solo unos metros del riachuelo que discurría por el margen derecho del edificio …

Arrepiéntete tú – @mediofran

@mediofran @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas

A estas alturas de nada sirve lamentarse por no haber sabido interpretar cada una de las señales que se me insinuaron descaradamente al amanecer, como lo hacen esas luces de neón de cualquier club de carretera que surgen en mitad de la nada y junto a las que difícilmente se puede pasar de largo sin dedicarlas un último vistazo antes de que se conviertan en un difuminado guiño en el espejo retrovisor. Esos mismos clubes de carretera que todos conocemos …

Te odio, pero poco – @GraceKlimt + @mediofran

@mediofran @GraceKlimt, @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas

—¿Volveremos a vernos, marinero? —preguntó Nerea sentada a los pies de la cama, cubriendo con intencionado descuido su desnudez enrollada en la sábana bajo la cual hacía apenas un minuto había fingido tocar el cielo en brazos del último peregrino que había saciado su sed en cada uno de los poros de su piel. El humo de un cigarrillo mal apagado sobrevolaba la estancia enfrascado en su pertinaz tarea de contribuir a remarcar la amarillenta tonalidad de las paredes desconchadas …

Aquí mando yo – @mediofran

@mediofran @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas

«Aquí mando yo», susurro mientras recorro con el dedo índice el angosto camino que va desde mi pecho hasta el salto al vacío en el que muere la curva de mi cadera, allí donde las estrías penden del abismo como un cortejo de suicidas que se aferran a la cornisa, cautivos de la duda in extremis que induce al arrepentimiento tan solo una milésima de segundo antes de saltar. «Aquí mando yo», sollozo al deslizar mi mano por la tersa …

Había una vez – @mediofran

@mediofran @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas

No lo puedo evitar. Siento una pequeña decepción cada vez que alguien trata de venderme una historia pretendiendo captar mi atención con un impreciso “Había una vez”. Puede que sea otra de mis rarezas, pero un relato entrecomillado dentro de un pretérito imperfecto me deja paladeando el sabor amargo de la duda acerca de su autenticidad. No es que quiera tildar de embustero al narrador, ni mucho menos. Es solo que hay historias que, por inverosímiles que parezcan, merecen todo …

Maldito Twitter – @mediofran

@mediofran @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas

A menudo imagino al creador de Twitter sentado en la taza de porcelana del retrete de un bar de carretera, cual inamovible Pensador de Rodin, mirando hipnotizado el garabateado panel de la puerta de madera y pensando no sin soltar un suspiro más de asombro que de alivio: «A esta gente hay que darle su propio espacio». Así, mientras en su cabeza comienza a tomar forma una idea descabellada de cómo dotar de voz a quienes hasta entonces permanecieron mudos …

My way – @mediofran

@mediofran @mediofran, krakens y sirenas, Perspectivas

Existe cierto amargor al terminar de leer un libro tan solo comparable a la incertidumbre que acompaña a la despedida de un amor de verano. Parecemos estar condenados de por vida a la penitencia del recuerdo, pagando no se sabe muy bien por qué pecados, y tratamos de expiarlos sumidos en una narcótica nostalgia que nos lacera la memoria como el cilicio que hunde sus púas redentoras en las carnes sumisas. Nuestro cuerpo, ése al que tanto culto le rendimos, …