Cartas a un náufrago – @alasenvuelo

Yamile Vaena @alasenvuelo, krakens y sirenas, Perspectivas

—Hay que dejar paso a otros protagonistas.— Me dijo frío, con dolo. La sobriedad de su mirada lo decía todo. Había terminado la historia. No habría más besos robados, ni suspiros escondidos en la madrugada. No habría más escapes en rincones donde los demás no nos encontrarían durante la filmación. Nunca mi camerino o el suyo, pero sí un baño, o una esquina perdida en el set, o un motelito escondido en el paso a nuestra nueva locación. Ya no habría más premiers, o premiaciones, no más alfombras rojas donde él no puede esperar para arrancarme el vestido con sus dientes, ni yo por colar mi mano para liberar la prisión de su cremallera.

Ya no viajaríamos para promover la película, engañando a todos a nuestro alrededor, con miradas furtivas y dejando un metro de espacio entre los dos. Evitando todo contacto para que la piel no nos traicione. Para que el mundo entero no sepa que el amor y el sexo se inventó sólo para nosotros, sólo para escondernos de lo evidente, sólo para escaparnos de la muerte.

Ahora su mirada fría lo dice todo. No hay mucho sueño o pesadilla que esperar después de un adiós así. Tampoco queda mucha vida después. Esto terminó. Me dice su mirada en silencio. Y el velo cubierto de luto, tristeza y seriedad, me transmite la desolación de una isla desierta, cuando ya no queda esperanza, la soledad te embarga y la única alternativa es esperar. Esperar que alguien te rescate, o esperar a morir, porque no hay escape posible a esa muerte.

Nadie te rescata de una pérdida que se lleva tu alma al marcharse. Nadie te devuelve las fuerzas para entender cómo se debe volver a respirar después de un adiós así. Él me mira con decepción por última vez. Ya no dice nada y se va.  Y yo me quedo escuchando el oleaje de esa isla desierta que parece navegar a la deriva, condenado el corazón náufrago a permanecer allí, muerto en vida, en el vaivén de las olas.

Con ese palpitar tomo una pluma y escribo… quizás si le escribo cartas, alguna vez consiga que él amor atraviese el océano y le llegue el mensaje a mi náufrago, ese que veo alejarse de mí tristemente, hacia su propia desolación.

 

Visita el perfil de @alasenvuelo