Bajo la ropa – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

En cierta medida, la ropa crea al personaje. Bajo la ropa, la persona.

Es tarde, el vuelo se retrasa más de una hora. Algunos cazas despegan de la pista del aeropuerto de Torrejón entre un ruido ensordecedor y un pestilente olor a queroseno. Aún así, disfrutamos del espectáculo que nos proporcionan, viendo como se elevan sin aparente esfuerzo hasta que se convierten en segundos en luces que parpadean sobre un cielo totalmente oscuro.

Nos avisan que el vuelo procedente de Irak que esperábamos acaba de aterrizar. Pongo en marcha el Audi A8 y con él me encamino hacia el jet privado que acaba de detenerse a cien metros de nosotros.

Una azafata despliega la puerta extensible del aparato y por ella comienzan a descender toda la cúpula directiva de una importante empresa petrolera con sede en Madrid. Algunos están despeinados, probablemente por intentar dar alguna cabezada en los asientos. Los carísimos trajes hechos a medida que visten, ahora completamente arrugados no les sientan de la misma forma que esta mañana. Se les nota el cansancio. Sólo el último pasajero en descender rompe con la cotidianeidad de la situación. Ni la calidad de su traje, ni sus zapatos con suela de goma encajan en el grupo de viajeros. Tampoco su edad. Debe tener unos treinta años, mientras sus acompañantes rondan la jubilación. Es quizá su peinado lo que más desentona con todo: rapado por los laterales y una nada discreta cresta en el centro. Sube él y otras dos personas al coche y los llevo a cada uno a su casa. Cruzan entre ellos algunas palabras, pocas, para determinar cómo ha ido la reunión y emplazarse para volver a reunirse a la mañana siguiente.

He de reconocer que la estética de Andrés me ha impactado. He conocido su nombre al cruzarnos al día siguiente por los pasillos del edificio de oficinas en el que trabajamos y mantener con él una amena conversación. Su forma de vestir es completamente diferente a la del día anterior. Camisa de manga corta que deja a la vista varios tatuajes en sus antebrazos. Su cercanía, su simpatía y la forma en la que organiza su mente a la hora de hablarme de conceptos técnicos me ha impresionado y cautivado en menos de cinco minutos. Irradia carisma.

Ha derribado en momentos muchos de los prejuicios en los que me hallaba y que la propia sociedad crea atribuyendo características concretas a las personas en función de su indumentaria.

La noche anterior conocí un personaje en el que determinados ámbitos la sociedad te obliga a convertirte. Esa mañana a una gran persona.

Puedes seguir a @Mous_Tache en Twitter