Babel – @Darkvelvet1

Darkvelvet1 @Darkvelvet1, krakens y sirenas, Perspectivas

“Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es solo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr.  Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos».

De esta manera el Señor los dispersó desde allí por toda la tierra, y por lo tanto dejaron de construir la ciudad”. Génesis 11:1-9

 

A pocos metros de la locura, las miles de sombras que son yo, me hablan en tantos idiomas como estaciones de lluvia se han secado.

Puede que sea yo o cualquiera de estas luces sin nombre, pero hoy he vuelto a la calle con miedo. Ese dios en el que crees aboga por su propia inexistencia y si no ya tendremos a quien culpar por no ser capaces de hallar la fórmula para entendernos, para entenderme.

Me habitan tantos seres como lenguas.

La cura al desamparo y la violencia no está presente, ha muerto en una esquina mientras el paso firme de la humanidad le ha vomitado encima.

Esta soledad en el paladar, este grito sin alma, esta ruina de persona. Juntar cristales por no cortarnos otra vez al beber del mismo puto vaso.

Tres tiros de sol y la añoranza que me come por dentro. Se me ha quedado corta la sonrisa fingida para ahuyentar al delirio.

Lo increíble puede estar a la vuelta del siguiente paso, pero hoy la arena de todas las playas se me ha metido en los zapatos. Ya no sé si quiero seguir. Se me atropella un vacío con otro.

Me he tomado el café con frío, a solas con mi humo. En todas las mesas se habla de Navidad, de reuniones… y yo le hago oídos sordos, como si no entendiese su parloteo, aunque hablen uniendo las mismas letras que yo. No entiendo nada.

Igual es que de esperar tanto, me volví fría. No me queda Navidad, ni Nochevieja ni confeti.

O que se nace solitario y yo tengo el primer número en la rifa del olvido, la torre de mi pecho nunca llega al cielo, porque el cielo no tiene fin y de tanto buscar respuestas, comprendí que estamos solos, ningún dios nos confundió. Somos los artífices de nuestro caos. Somos las ratas que quedaron después de soñar fiestas furiosas de manos llenas.

¿Cómo no va a ser Babel el mundo, si soy Babel yo?

David nunca ha vencido a Goliat, eso sólo son historias que nos contaban para no matarnos demasiado pronto las ganas de luchar.

No puedo salir de mí y hoy mi nariz era más grande, más los kilos que me sobran… He salido de casa con la inseguridad como bandera y sé que mis complejos absurdos sólo salen cuando los de verdad atacan. Frivolidad de poca monta para para esta persistente pena.

El camarero cansado de siempre, la chica triste del café largo y los motivos rotos. ¡Ojalá un veneno para morir en vida y ser un mueble! Y estos deseos estúpidos, que pronuncio y que ni yo me creo.

Joder, he perdido el mechero. La crisis de las doce. Voy a tener que hablar con alguien. Dos palabras ¿Tienes fuego? El afortunado no habla mi idioma, pero yo si hablo el suyo. Me sonríe, me da fuego y me deja un papel con su número. La ansiedad de hoy acribillada por un gesto amable. Ya puedo irme contenta a casa, no voy a usar ese número, pero si esta sonrisa por la pequeña batalla ganada.

Yo soy Babel, comed y bebed todos de mi cuerpo y mi sangre.

 

Visita el perfil de @Darkvelvet1