Asesino de estrellas – @kike_vasallo

Enrique Vasallo @kike_vasallo, krakens y sirenas, Perspectivas

Me senté en la cara oculta de la Luna
dando la espalda a la Tierra
y a los que se quedaron en ella.

“Y sin embargo se mueve”:
pensé, viendo un universo
estático frente a mí.

Una lágrima recorrió mi mejilla,
con los ojos cerrados,
porque mis sueños
están perlados de estrellas
y en las estrellas la miro a ella.

Fue la razón por la que me convertí
en asesino de estrellas,
por la que dejé el cielo a oscuras
y el mundo en sombras.

Ya no hubo atardeceres
ni amaneceres,
ni rojos
ni dorados,
tan solo hubo negro
sobre negro.

Le di al interruptor
que apagaba los luceros del cielo
y tan solo se escuchó
un suave click
y un ligero zumbido
de fluorescente apagado.

La oscuridad envolvió el universo
y el frío lo llenó todo
haciendo juego con las sombras
de mi helado interior.

El silencio retumbó
haciendo eco en los latidos
de un corazón no tan muerto;
un corazón que aún sabe
lo que es latir recuerdos
del calor de otro corazón desnudo
a un abrazo de distancia.

Con ese recuerdo
apareció una sonrisa;
el fin de una glaciación interna
y un delirio febril
hicieron click en el interruptor universal.

Las estrellas titilaron,
con un zumbido de fluorescente,
volvió el calor
y se iluminaron las sombras.

Me fui a sentar
mirando otra vez de cara
a ese planeta azul
que me devolvía la mirada.

 

Visita el perfil de @kike_vasallo