Alas rotas – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Los últimos compases de un éxito cualquiera de algún grupo de pop olvidado sonaban y la gente aplaudía, eufórica por el alcohol. Una muchacha le pasaba el micrófono a un hombre de mediana edad que sostenía un bourbon en la otra mano. La letra de una canción de Carl Perkins empezaba a colorearse de azul celeste a medida que el hombre intentaba acercarse lo máximo posible al acento del rockabilly de Tennessee. 

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke. 

Tres divas, con pinta de vivir del famoseo y tan explosivas como ordinarias, entraban en el local. Se pavoneaban, conscientes de su estatus y saboreaban un extraño tipo de decadencia del que ellas nunca serían si quiera conscientes.

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke.

Un grupo de chavales se daba codazos entre sí, puesto que un par habían conocido a una de las chicas. Dos chicos más, procedentes del baño, se unían al grupo frotándose ostensiblemente la nariz. Todos ellos reían y se abrazaban brindando con sus copas, tatuándose en el corazón cada minuto de aquellos años. 

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke.

El hombre del escenario, seguía desgañitándose penosamente y pensando interiormente en terminar lo antes posible la canción para volver a su rincón oscuro y poder volver a rumiar sus pensamientos. ¿Un divorcio?, ¿un embargo?, ¿un fallecimiento?, ¿un despido? Solo él lo sabía. 

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke.

Un grupo de alemanes con pinta de jugadores de rugby se empujaban ruidosamente al fondo del local, entre grandes risotadas y jarras de cerveza. Coreaban lagas frases que solo ellos entendían y por momentos sus voces vencían al equipo de sonido del local ahogando la voz del voluntarioso hombre del escenario.

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke.

El camarero se movía por la barra absolutamente indiferente al escenario y lo que allí sucedía. La expresión de su cara parecía decir “ojalá pudiera meterme unas agujas de ganchillo en los oídos”. 

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke.

En otro lado del local un hombre con una gorra de color gris hacía air guitar ajeno a cualquier tipo de vergüenza ajena. En su cabeza bordaba el tema principal de Rocky. 

Era una noche cualquiera de alas rotas y losers variados en el karaoke. 

Aquel callejón no tenía salida. 

No había genio de la lámpara. 

Naciste siendo rata callejera y morirás siendo rata callejera. 

Y solo tus piojos te echarán de menos. 

 

Visita el perfil de @Macon_inMotion