Agosto del 99 – @Relojbarro

relojbarro @relojbarro, krakens y sirenas, Perspectivas

Suena el despertador, lo paro y me levanto directamente. No he dormido mucho, pero me siento bien. No me puedo entretener, tengo que ir a sacar dinero para echar gasolina, 2000 pesetas y así tengo para todo el finde. Paso de poner la cafetera, no tengo tiempo, pillo una Pantera rosa y salgo de casa, he quedado a las 10h en la esquina de la calle del amigo para irnos a la playa que hemos quedado con unas chicas. Espero que no se duerma como la semana pasada que me tuvo esperando 20 minutos. De camino, en la radio hablan de la nueva moneda que sustituirá a la Peseta, de los bombardeos en Yugoslavia, de la masacre de Columbine. Paro y busco en la guantera una cinta de cassette. Tengo Santana, Violadores del verso, Limp Bizkit, Sting, Red Hot Chili Peppers, Ace of Base, Will Smith, Tears for Fears, Depeche Mode, Thunderdome, Dido, Queen…escojo Evanescence.

Llego al punto de encuentro, no está. Espero unos minutos, tras lo cual voy a tocar su timbre. Nadie contesta, vuelvo al coche. Cuando voy a arrancar para irme, aparece corriendo. Me dice que había ido a comprar dos carretes de 24 fotos para hacer fotos en la playa. Nos vamos. Me comenta que le gustaría ir por la tarde a los Cines Verdi a ver una peli, «Matrix», que le han dicho que es una pasada. Espero que sea mejor que la última que vimos, la de Star Wars, que no me acabó de convencer. Ya en la playa, tras un rato para encontrar a las chicas, me pongo el Walkman y me tumbo, a ver si me duermo un rato.

Suena el despertador. No, no es el despertador, es la alarma del móvil; me he quedado dormido en el sofá. Le doy a posponer la alarma. Una vez más. Otra más. Me levanto. El sueño que he tenido me ha dejado algo desconcertado. Enciendo la cafetera mientras me visto, he quedado con un amigo para ir a tomar algo. De camino a casa del amigo lo llamo para que esté listo para cuando llegue. En la radio hablan de unos ataques aéreos en Oriente medio, de un atentado terrorista, de que Francia plantea si dejar de usar la moneda del Euro, y de la nueva película de Star Wars. Busco en el pen drive música para poner, pero no me decido entre tanta música.

Pienso, camino de casa del amigo, que han pasado casi 20 años desde el sueño hasta hoy, me da la sensación de que no han cambiado cosas sustanciales en el mundo, otro formato, pero muchas cosas invariables. Se sigue bombardeando a civiles indefensos por el mismo motivo de antes, la economía fluctúa según intereses capitalistas, los políticos bailan al son de los bancos y George Lucas sigue exprimiendo la gallina de los huevos de oro.

Algunas cosas sí han cambiado no obstante, a nivel personal al menos. Duermo más que antes pero descanso menos, el café se hace más rápido pero no huelo el aroma a café de la cafetera. Algunos amigos se fueron, muchos se quedaron, nuevos han llegado. Toda mi música cabe en un pen drive pero pierdo más tiempo escogiendo una canción que oyendo música. El coche consume menos pero gasta más. Llevamos móviles pero nos comunicamos por mensajes. Vivo con más comodidades pero me incomodo más fácilmente. Antes creía un derecho ser feliz y ahora creo tener derecho a estar triste…

Fantaseo con la posibilidad de despertarme en unos 20 años, tras soñar en un día cualquiera del 2016, por lo que voy a intentar hacer que el día valga la pena ser recordado, y poder así envejecer diciendo que todo tiempo pasado fue mejor, que las pelis de George Lucas ya no son lo que eran, que me sigue gustando más la música de los 90 y la de esta década y, puede, no tener que usar recursos como gasolina o gasoil para desplazarme, no abusar de comodidades, comerme alguna Pantera rosa de vez en cuando, no cambiar una llamada por unos mensajes o, al menos, no oír hablar en la radio sobre ninguna otra guerra.

 

Visita el perfil de @relojbarro