Acierto involuntario – @igriega_eme

igriega_eme @igriega_eme, krakens y sirenas, Perspectivas

Es que llego a la conclusión de que en el mundo hay ojos para todo.

No me refiero a lo que nuestros ojos ven, como forma, tamaño, cantidad de pestañas, apertura o color, sino que hay ojos que ven mucho, ven mucho de todo o mucho de poco, que ven más a allá de lo visible, y que penetran más allá de lo indecible.

En contraste, están los ojos que no ven, o que ven poco y no a causa de la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía, sino que pasan por alto todo lo que podrían ver, aún lo evidente no lo ven, a veces ven tan poco que son ojos ciegos de corazón, porque los ojos también tienen corazón.

Hay ojos flexibles que ven una misma cosa de distintos modos, que utilizan muchos ángulos para ver, que en una misma cosa pueden ver más de una, o varias, o muchas.

Los ojos selectivos, van por la vida y sólo ven a discreción, ven lo que les gusta o no, lo que les convence o no, lo que les afecta o no, lo que les conviene o no. Ven o dejan de ver a su antojo. A veces son un poco egoístas.

También están los ojos altruistas, que ven lo otros dejan de ver, cosas que otros evitan ver, ojos que hasta aprietan los párpados con tal de pasar de largo. Esos ojos también tienen corazón,  siempre dispuestos a ver a esos ojos que les miran suplicantes, temerosos, necesitados, sufridos.

Hay otros que  ven las cosas importantes como el amor.  Unos  son especialistas en ver el amor a primera vista, o a segunda o a tercera, pero ven el amor en las personas, o ven el amor por todos lados, en cada cosa que observan, en las nubes y los mares, en la tierra y los árboles, en los ríos y animales. Esos son ojos felices.

Hay ojos privilegiados que son los de las artes. Unos ven las letras y las palabras, y las prosas y los versos y las maravillas de su creación. Ven los universos que se crean con ellas y que otros que no leen, no ven. Viajan en el tiempo y espacio, ahí donde otros ven sólo la pared.

Otros son los ojos que ven la música en donde otros sólo ven silencios y espacios vacíos, instrumentos y pentagramas, o claves de sol. Son ojos que ven en el alma y que la saben navegar entre fas y las y síes bemoles.

También están los ojos que ven cada cosa del mundo y lo van transformando en arte, en trazos maravillosos y caprichosos que otros ven o en esculturas con formas increíbles que muchos pueden ver.

Sé de ojos que ven a los animales, ven la indefensión y desprotección en la que viven, al margen de la indiferencia de muchos otros ojos. Mis ojos son un poco como esos, porque aunque parezca que no quiera, ven a perros o gatos en apuros, y una vez rescatados y a salvo, ambos, veo el resultado de ese acierto involuntario del destino que termina siempre siendo voluntario.

Así, es que hay ojos para todo, los que miran profundo y con alma y los que ven lo banal de la superficie.

 

Visita el perfil de @igriega_eme