A cara o cruz – @_Marla_Sercob

_Marla_Sercob @_Marla_Sercob, krakens y sirenas, Perspectivas

Conversaciones con el AMOR. Ese sentimiento. 

 

No, no digas nada, lo he decidido. Me voy. Y tú si quieres te quedas. No sé si es la decisión correcta, pero voy a cerrar los ojos y a respirar hondo con la misma seguridad que tiene el saberse ganador, porque no hay vuelta atrás.

Me conoces bien y sabes que si se trata de cuestiones amorosas nunca he sido de tirar una moneda al aire. Que tú y yo, AMOR, somos ambos lados de una misma moneda y en ese caso está claro que a mí me toca ser la cara porque tú siempre eres mi cruz. Y por suerte para ti, al final, soy más bien de hacer lo que me dictan todos los pedazos en los que me dejas hecho siempre el corazón.

Estate quieto, no me vengas con caricias, que entonces bajo la guardia y no me voy.

Y déjame que te diga que, como buen conocedor, tú sabes que toda apuesta de verdad para que tenga valor implica sacrificio. Y para eso hay que ser muy valiente y esta vez, AMOR, te has comportado como los cobardes. Dos pasos hacia delante y uno hacia detrás, quedándote justo ahí, en ningún sitio. Y así, en asuntos de amor querido, así no.

No pongas esa cara de asombro qué sabes perfectamente de lo qué te hablo.

Además, me he dado cuenta de que gracias a ti, lo que realmente soy es una superviviente de todas las guerras que me has declarado. Vale sí, lo reconozco, yo también tengo culpa, sé de sobra que nos hemos dedicado a jugar demasiadas veces a eso de yo ahora no quiero o a eso de tú después no te dejas, porque así nos resultaba más fácil lo de turnarnos  las lágrimas para no ser siempre uno el que lloraba. O sea, yo. Porque te confieso AMOR, que nunca he sabido beberte con moderación, a pesar de que siempre has llevado escrito en los ojos que eras perjudicial para mi salud. Y sin embargo ahora, no sé cómo voy a mantenerme en pie estando de ti tan sobria.

Pero quiero que sepas y escúchame bien, que he decido que en cuanto salga por esa puerta y te dé la espalda, tú vas a ser el que va a esperarme en cualquier esquina hasta que me apetezca doblarla, que tú vas a  ser el que va a buscarme en todas las estaciones de tren sin saber si ahora voy en coche, que tú vas a ser…

No te rías tanto, qué ya sé que tienes claro que esto es pura fachada, que cuando te vuelva a ver de frente, así a lo grande y en mayúsculas, AMOR, volveré a apostarlo todo a cambio de nada. Y  si entonces tú me retas, si entonces tú me vuelves a retar, como siempre yo te subiré la apuesta. No olvides que me enseñaste que para ganar en el amor hay que dejarse y  yo contigo siempre me dejo.  Por eso lo nuestro nunca será un adiós rotundo, ni sabré pisar el freno ni ponerme el cinturón por si por ti me tengo que tirar en marcha. Como mucho, esto es una tregua. Te recuerdo, que todavía nos queda casi todo por morir.

Por favor, para ya. Deja de repetirlo y de darte esos aires de triunfador, los dos sabemos que me voy para volver. Y cuando vuelva, AMOR, te diré de nuevo  “me la juego contigo”. Y volveré a quererte por la cara.  Y después, el destino, si quiere que vuela a salir cruz.

Puedes seguir a @_Marla_Sercob en Twitter