35 pecas – @kike_vasallo

Enrique Vasallo @kike_vasallo, krakens y sirenas, Perspectivas

Una…
Dos…
Tres…

Tengo síndrome de Diógenes
de recuerdos
y por eso sé
que un día fui
la contraseña de alguien.

Me llevo mil cosas a los labios
menos los tuyos.
Porque la verdadera importancia
de una decisión
radica en volver a tomarla
aún sabiendo lo que eso implica.
Y yo no supe dejar de quererte,
pero aprendí­ a quererme a mí.
Por eso bebo para olvidarte
aunque termino viéndote doble.
Y colecciono botellas
de whisky
para recordar
todo lo que quise olvidar con ellas.

Catorce…
Quince…
Dieciséis…

Hoy voy a plantar un árbol de hojas de papel
para marcar a navaja
en su tallo
las iniciales de las musas
que me inspiran poesí­as.
Porque el trabajo de las musas es estar ahí­,
haciéndose poesí­a,
mientras nos miran escribir.

Y la última era guapa,
era mi hoja en blanco.
Pero me hacía feliz
por eso me abrí las venas
y me hice una transfusión de penas
para poder escribir.

Las musas sois
almas de destrucción pasiva
y matáis con la inefable levedad
de un guiño a quemarropa,
lleváis colonia con olor a tristeza
y susurráis
al oído,
con voz rota,
canturreando canciónes en francés.
Las musas sois sirenas.

Veintiuna…
Veintidós…
Veintitrés…

Y como ves,
hasta el ciego ve la hermosura
en las noches sin Luna.
Pero las luces de neón
no me dejan ver las estrellas
y ya no hay estrellas
fugaces
que me lleven hasta ti.

Desde que estuve contigo
soy adicto a los hielos.
Y hace frío,
tengo frío por dentro.
No entiendo el calentamiento global
con lo helado que tenemos el corazón.

Trenta y dos…
Trenta y tres…
Trenta y cuatro…

¿Qué hace una chica como tú
en una poesía como esta?

Trenta y cinco…

Date la vuelta,
amor,
ya te he contado las pecas
de la espalda.

 

Visita el perfil de @kike_vasallo