35 Pecas – @Imposibleolvido

Olvido @Imposibleolvido, krakens y sirenas, Perspectivas 0 Comments

13 de Agosto de 2017, 20 meses compartidos, 35 pecas por descubrir…

 

Tus buenos días cada mañana son los que encienden mi sonrisa, esa tan inevitable al leerte, esa que llevo por dentro para despistar al personal.

Qué fácil lo de dejarse llevar a tu lado, consigues que cada vez quiera ser más yo, con ese erotismo que desprende tu naturalidad, tu voz seductora… que me resultes tan apetecible me daba que pensar aunque eso, calamar, fue antes de admitírme a mí misma que te quiero.

Me llenas, lo ocupas todo y a la vez me vacías,  ya sabes, el vicio y otras cosas del querer, porque el vicio contigo es compañero de viaje. Creo que aún no eres consciente de lo mucho que me pones, más de lo que admito, más de lo que nunca llegué a sospechar. Tú y me relamo.  Tú y se me aflojan las rodillas. Tú y mis braguitas mojadas. Tú: Saliva, sudor, ganas.

Hablando de ganas… no sé si me sobran ganas o me faltan palabras para explicarte, aunque en la mayoría de las ocasiones guarden silencio mis intenciones. Diluirme en tu saliva, temblar de placer bajo tu mano, podría seguir enumerando hasta acabar el folio y me faltaría papel, aunque acabaría con un “hijo de puta” sostenido en el aire.

Sigue dándome motivos para indagar en mis taras emocionales, déjame que siga conociéndome a mí misma, indagando en todas estas emociones que despiertas en mí, haciendo que sea valiente ante lo que antes me encogía de miedo, haciendo que persevere en mi sueño profesional. No dejes de hacerme desear compartir contigo mi día a día.  No te vayas sin mí ahora que nos hemos encontrado. Sigue robando mis horas de sueño para llenarlas de risas, o de orgasmos, o de lágrimas. Dame de pensar.

Dame la oportunidad de sorprenderme cada día siendo paciente, estoy aprendiendo a querer de verdad por primera vez y soy bastante torpe. Ahora sé que las nubes negras se disipan, que no hay que conformarse con perder siempre, que se puede ser feliz con muy poquito y a la vez vivir tranquila entre unos brazos. Que el amor no tiene que causar heridas, ni dar voces, ni portazos.

Antes no tenía tiempo de soñar y vivía a medias, ahora sueño a lo grande y luzco sonrisa satisfecha.

¿Te he dicho hoy que me encantas?

 

Feliz cumpleaños, calamar.

 

Visita el perfil de @Imposibleolvido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.